Niagara-on-the-Lake

Es un pueblo histórico de Ontario con un encanto muy particular. En ésta zona se ha encontrado evidencia de asentamientos humanos desde hace 10,000 años. Los nativos autóctonos del lugar le dieron el nombre de Niagara.

El pueblo en sí fue poblado por refugiados de la Revolución Americana hacia fines del Siglo XVIII. Estos refugiados y leales a la Corona Inglesa desarrollaron el pueblo con un estilo inglés que prevalece hasta hoy día. Niagara-on-the-Lake está a unos 15 minutos de las Cataratas.

Niagara-on-the-Lake fue la primera capital de la provincia de Ontario (hoy día la capital es Toronto) y fue sede de las tropas inglesas a principios del Siglo XIX. En 1812 durante la guerra contra Estados Unidos, Niagara-on-the-Lake fue un campo de batalla, la cual fue ocupada por el ejército del entonces jóven país Estados Unidos. El pueblo fue ocupado por 7 meses y en Diciembre de 1813 fue incendiado por las tropas americanas al emprender su retirada (durante esa guerra, los ingleses también prendieron fuego - pero ellos le prendieron fuego a la original Casa Blanca de Estados Unidos.)

Hoy día Niagara-on-the-Lake es un sitio turístico de categoría con un sabor inglés canadiense. Las calles principales como Queen St. y King St. están llenas de boutiques, tiendas, restaurantes y teatros (del Shaw Festival). A diferencia de las Cataratas, Niagara-on-the-Lake tiene un aspecto mucho más cuidado para conservar el patrimonio histórico de la zona. Las enemistades del Siglo XIX con Estados Unidos desaparecieron por completo hace casi 200 años ya y ahora son los americanos el mercado principal de turismo al pueblo.