Templo de Philae

La isla de Filae, File o Filé, era el nombre de una isla situada en el río Nilo, a once kilómetros al sur de Aswan. Fue célebre por los templos erigidos durante los periodos ptolemaico y romano dedicados al culto a la diosa Isis que se propagó por todo el Mediterráneo, manteniéndose su veneración en el templo de Filae hasta que fue prohibido en tiempos de Justiniano I, el año 535 d. C.

La isla de Filae quedó sumergida en el siglo XX bajo las aguas embalsadas por la presa de Aswan, aunque bajo patrocinio de la Unesco los templos fueron desmontados, trasladados y reconstruidos a la isla de Agilkia, en (1972-1980)

El templo inundado se bombeo en seco a través de una Ataguía (una técnica usada para encauzar generalmente flujos de agua), esta mision de rescate duro 10 años, el templo se tuvo que cortar en bloques y fueron etiquetados y su posiciones cuidadosamente registradas, por lo que podría ser reconstruido en el mismo formato. Se tuvieron que mover 27.000 toneladas.

El gran santuario de Philae es de construcción irregular y único en Egipto, ya que tuvo que adaptarse a las características geológicas del subsuelo granítico de la isla sobre el que se asientan los cimientos del edificio

La isla de Philae es famosa por la leyenda de Isis y Osiris. Por ejemplo las torres en el templo de Isis, contiene representaciones de las deidades que participan en este famoso mito del antiguo Egipto. Diosa Isis, esposa de Osiris y la madre de Dios Horus. En el mito de Osiris fue asesinado por su hermano, el malvado dios Seth, y lo despedazó en cuarenta y dos pedazos, que esparció a lo largo del Nilo para que sirviese de alimento a los cocodrilos. Isis, en compañía de su hermana Neftis, la esposa de Seth, recorrió cada lugar del reino. Finalmente consiguieron encontrar todos los pedazos con excepción del pene. Sin embargo, Isis reconstruyó a Osiris ayudada por Anubis y Neftis, e impregnada de él concibió a Horus niño "Harpócrates", quien posteriormente vengaría a su padre luchando contra Seth.