Transporte

Lo primero que sorprende a cualquier extranjero que visite Cuba, es la impresionante cantidad de automóviles clásicos, que circulan por todas las ciudades.

Cuba es el museo de autos retro más importante del mundo. Estos vehículos no forman parte de la decoración de las calles de las ciudades, y estos no son un lujo como en otros países, son una necesidad.

Estos vehículos fueron requisados por el estado durante la Revolución Cubana, son vehículos de los años cincuenta, que sus propietarios dejaron abandonados al verse obligados a abandonar la isla, han pasado los años y todavía recorren las ciudades, parece un milagro, pero el cubano tiene una imaginación ante la necesidad increíble, “ellos lo llaman resolver”, son pocos los automobiles que conservan sus piezas originales, cuando las piezas ya se han deteriorado y han cumplido su labor, se las inventan y substituyen, con lo que puedan crear o encontrar. Se incorporan partes de automóviles de otras marcas, y si no funcionan, se modifican hasta que anden.

Y como en Cuba la gasolina es más cara y difícil de conseguir que el petróleo, los motores de muchos de estos autos se han adaptados, o modificados, para que funcionen con el combustible no refinado.